Illustration BdM CP-013

Adivinación

“Toda forma de adivinación, todo objeto de adivinación, tenga un poder oculto que permita al hombre comunicarse con la memoria de su pasado, para que las fuerzas contenidas en esa memoria puedan fluir fácilmente en su mente y nutrirla.” BdM
 
#adivinación #astral #dañino #invisible #espíritu #ingenuidad #curiosidad #emociones
 

En español, usted está leyendo el contenido original de esta página, en otro idioma la traducción realizada por una inteligencia artificial (IA) de dicho contenido, por lo que el resultado debe ser interpretado con discernimiento.

 
ver en YouTube
 
Cualquier forma de adivinación genera fuerzas en el hombre que pueden poner en peligro su estado de ánimo. Los objetos de adivinación están bajo el control de los poderes astrales y el recurso del hombre a estos objetos pone en peligro el equilibrio de sus fuerzas mentales. El hombre no tiene memoria de su pasado y no entiende los vínculos entre este pasado y su vida presente. Para que toda forma de adivinación, todo objeto de adivinación, tenga un poder oculto que permita al hombre comunicarse con la memoria de su pasado, para que las fuerzas contenidas en esa memoria puedan fluir fácilmente en su mente y nutrirla.

El pasado del hombre no siempre ha sido muy positivo. Y como el pasado tiene una tendencia natural a volver al presente, a reformarse, el hombre puede convertirse fácilmente en su presa, de modo que la energía de sus recuerdos, en lugar de los errores del pasado, se perpetúa.

Los objetos de adivinación, por su propia naturaleza, representan en el plano material un puente con las fuerzas invisibles del astral. El peligro de este puente no es obvio para el hombre, porque descubre en las leyes objetos de adivinación, un placer singular, tanto a nivel psicológico, oculto o espiritual. Lo que el hombre no se da cuenta es que estos objetos han sido presentados intuitivamente a la humanidad para aumentar el poder oculto del hombre, y para involucrarlo, a través de su cuerpo de deseo, en la manipulación, consciente o inconscientemente, de las fuerzas que distorsionan el aspecto real de la conciencia espiritual y evolutiva del hombre.

El hombre tiene la ingenua impresión de que porque algo funciona, funciona, que en sí mismo es bueno. Esta impresión es extremadamente peligrosa, porque crea una cierta dependencia en el individuo, dependiendo de si su relación con formas u objetos de adivinación está más o menos arraigada en su temperamento natural. Los grandes textos que han servido para guiar a la humanidad fuera de las tinieblas del espíritu siempre han desmontado el fenómeno de la adivinación y siempre han demostrado su carácter dañino para la evolución espiritual del hombre. Pero hoy, con la evolución psicológica del hombre moderno, estos objetos o formas están volviendo al mercado y poniendo en peligro a un gran número de individuos.

Todas las formas de adivinación son dañinas para el hombre por dos razones fundamentales. La primera es ésta: el hombre está directamente ligado, consciente o inconscientemente, a fuerzas invisibles y estas fuerzas tienen un poder de dominación sobre su mente, si no ha alcanzado un nivel de conciencia suficiente para liberarse de cualquier influencia. La segunda razón es ésta: el hombre posee dentro de sí fuerzas naturales que sólo puede utilizar cuando ha alcanzado un nivel suficiente de evolución psicológica y espiritual, de modo que su madurez, su equilibrio, nunca se pone en peligro.

Desgraciadamente, el hombre posee una forma de curiosidad totalmente astral, totalmente ligada a su cuerpo de deseo y a su gran sed de conocer lo desconocido. Y a partir de esta situación natural, el hombre progresa hacia medios a menudo muy ocultos que le permiten tocar un poco con la punta de sus dedos el conocimiento, lo que en lugar de avanzar en su evolución, puede causarle problemas muy graves.

No son los poderes internos del hombre los que son peligrosos, es la falta de equilibrio en su mente, la falta de equilibrio entre su mente y su estado emocional lo que puede manifestarse cuando estas fuerzas internas se manifiestan. Y precisamente, estas fuerzas son alimentadas, sacadas a la superficie, cuando el hombre, por pura y simple curiosidad o sed de conocimiento, se acostumbra a utilizar medios mecánicos para llegar un poco más allá.

No todos los hombres son afectados de la misma manera por estas fuerzas, por estas formas u objetos de adivinación. Muy a menudo, los más sensibles son los mayores manipuladores y víctimas. Las fuerzas del espíritu no están bajo el control del hombre, mientras no haya penetrado suficientemente en la dimensión del espíritu, para comprenderlo bien y estar en perfecta armonía con él. Es mejor que el hombre sepa poco o nada sobre la mente que saber un poco más, pero de manera imperfecta. Porque su espíritu se alimentará del espíritu, y la debilidad de su espíritu se convertirá en una puerta a través de la cual las fuerzas de lo invisible buscarán entrar en su hogar para confundirlo.

La enfermedad del cuerpo material es dolorosa, pero la enfermedad del espíritu es aún más terrible para el hombre. Y aquellos que, por una razón u otra, se divierten, juegan o disfrutan con objetos de adivinación, se arriesgan a poner en riesgo su propio equilibrio. Los objetos de adivinación pueden ser disfrutados por el hombre, sólo cuando los utiliza con fines totalmente constructivos y creativos, para ayudar a la humanidad o para servir a los demás. Pero la línea es muy delgada, y pocos pueden reconocerla.

Cualquiera que sea la atracción o el buen sentimiento que un hombre pueda tener por un objeto o sistema de adivinación, atrae hacia sí las fuerzas astrales. Y según su receptividad, su sensibilidad, estas fuerzas establecerán en él una especie de permanencia de la que tal vez ni siquiera sea consciente, pero que, sin embargo, actuará sobre él.

Si el hombre ha de conocer lo desconocido, lo invisible, hay fuerzas espirituales en su interior que le iluminarán en el tiempo y en el espacio. Y estas fuerzas espirituales nunca utilizarán el apoyo material para hacerle conocer ciertas cosas con el fin de ayudarle en su evolución o en sus relaciones con los demás. Mientras el hombre esté en guardia, el peligro se minimiza, pero cuando el hombre pierde la conciencia del peligro, es en ese momento cuando su mente se llena gradualmente de influencias matizadas, cuyos errores aún no ha podido descubrir.

Y de estos errores se construye en su mente un fundamento de conocimiento, ni verdadero ni falso, que siempre influirá en su mente y le impedirá ver las cosas como son, ya que pueden ser explicadas por las inteligencias espirituales que se comunican o pueden comunicarse con él, ya sea a través de su intuición, o directamente por el cuerpo mental.

Su mente es su posesión más preciada, y su equilibrio nunca debe ser puesto en peligro de ninguna manera.

Si consideras que el mundo de hoy está sufriendo una gran transformación, un gran cambio, y que en tal período de enormes excesos son parte de la experiencia humana, comprenderás que el Hombre del siglo XX, y especialmente a finales del siglo XX, debe estar en guardia, y no permitir que las influencias y fuerzas entren en él, de las que tan fácilmente podría ser excluido y liberado.

El hombre de hoy está asediado de muchas maneras. Y su experiencia espiritual es todavía muy débil, muy primitiva. No podemos entender los misterios de la mente usando nuestra inteligencia, pero la mente puede ser explicada al hombre cuando tiene un camino libre a través de su conciencia. Y cuando esta conciencia se desarrolla, el hombre ya no necesita medios mecánicos para comprender la parte inferior de la realidad.

Uno de los grandes peligros de los objetos de adivinación radica en su poder para hacernos creer que lo que recibimos como información es necesariamente correcto, porque proviene de un nivel de realidad que no está directamente ligado a la conciencia normal y natural del hombre. Cuando nos sentimos informados por una fuente de inteligencia que no es nuestra, tendemos natural e ingenuamente a creer que esta fuente de inteligencia es necesariamente parte de las fuerzas de la luz. Sin embargo, esto no siempre es así y, en todo caso, al contrario, el hombre corre el riesgo de alterar su equilibrio y poner en peligro su salud mental.

Apenas estamos empezando a entender la parte inferior de la realidad del hombre. Y es sólo a través de una vigilancia total y completa que podremos ver sus contornos y discernir si las influencias son de origen positivo o negativo. Y como las leyes de la mente no son las leyes de la lógica inteligente del hombre, basta que el hombre pierda la vigilancia para que estas fuerzas lo penetren, lo alimenten y le hagan creer que todo lo que funciona, todo lo que funciona, es necesariamente verdadero o bueno. Este no es el caso, y es sólo en su experiencia, durante su experiencia, que el hombre puede lograrlo.

Sólo intentamos aquí darles puntos de referencia, advertencias, el resto es su propia experiencia, ya que la experiencia no se transmite. Los objetos o formas de adivinación están bajo el control de inteligencias que, a su vez, evolucionan bajo el control de otras inteligencias cuyo origen se pierde en los planos más oscuros del astral. Aunque el hombre no tiene en sí mismo el discernimiento natural para evaluar correcta, instantánea y precisamente el valor de estas influencias, debe comprender que todo lo que no proviene de él internamente es sospechoso y debe ser verificado en la fuente que está en sí mismo. De lo contrario, su mente, alimentada por una curiosidad cada vez más fuerte, buscará comprender las cosas o ver los acontecimientos cuyo conocimiento sólo puede perjudicarlo, ya sea porque hay uno o más errores en este conocimiento, o porque tal conocimiento no es el fruto directo y profundo de su conciencia personal.

La mente del hombre es fácilmente magnetizada por lo que no entiende completamente. Esta actitud, además, se deriva del hecho de que el hombre, al no haber logrado aún comprender la totalidad de la realidad, se ve obligado a acumular, aquí y allá, fragmentos de información que, en las circunstancias actuales, no pueden ser verificados de manera objetiva e interna hacia sí mismo.

Uno de los grandes poderes de la conciencia supramental proviene de la ausencia de personal en el hombre, por lo que su ego nunca puede intervenir si el hombre es consciente de las fuentes que buscan retrasar, sin darse cuenta, su evolución.

El hombre debe recordar que todos estos objetos, todos estos aparatos psíquicos o mediumnísticos, sirven para fortalecer en él lazos vibratorios que no necesita para ser feliz y equilibrado. Por otra parte, reconocemos que cualquier forma de estudio que utilice estos objetos, basada en un profundo sentido de ayudar al hombre o a la humanidad, tiene atributos cuya manifestación puede considerarse positiva, espiritualizante y de servicio al hombre. Pero, por otra parte, ¿está el hombre dispuesto a asumir la responsabilidad de una acción que puede encadenar o atraer hacia él fuerzas de las que no conoce las leyes y de las que sólo puede ser esclavo si, por una razón u otra, no pueden servirle?

La aventura del hombre con las fuerzas del espíritu es una aventura que puede ser formidable, si estas fuerzas no vienen de la luz y no vienen al hombre por su propia voluntad. Cuando el hombre, por su deseo personal, recurre a fuerzas cuyas leyes desconoce, se somete inevitablemente a probabilidades cuyo peligro aumenta de manera opuesta y en proporción a su discernimiento. Mientras el hombre no tenga asegurada una comunicación espiritual, poderosa y razonable, pone en peligro su mente cuando manipula de manera mecánica energías cuyo poder excede su entendimiento.

La curiosidad tiene su lado bueno cuando sirve para dar al hombre una mayor visión, una mayor extensión en el campo de su comprensión. Pero si esta curiosidad le lleva inexorablemente a vivir ingenuamente la mentira, a menudo velada por una verdad parcial, sólo él puede ser la víctima.

La psicología contemporánea, a pesar de sus sinceros esfuerzos, puede interpretar con gran dificultad el papel oculto de la mente en el hombre. Y por esta razón, el hombre tiene poco acceso a cualquier forma de asistencia o educación que le pueda dar suficiente información sobre un mal que es a la vez pernicioso y peligroso.

Tu mente es tu mayor posesión, y la seguridad psicológica de tu mente, tu mayor activo contra la distorsión de la verdad. Cualquier desequilibrio en tu mente, creado por fuerzas espirituales negativas, puede desencantar tu vida y marginar tu mente, que de otra manera podría servir tanto a una existencia progresiva como evolutiva, en lugar de una existencia oculta retrógrada y enfermiza. Basta con que miren, que observen en algunos de ustedes que practican una u otra forma de adivinación, para darse cuenta de que estas formas de diversión socavan su inteligencia natural y desequilibran el funcionamiento de una mente cómoda y una mente emocional sana.

Un sistema de adivinación sólo puede ser favorable para ti si sólo inspira confianza en ti. En tal caso, el efluente predominante provendrá de Mercurio. Por otro lado, si tal sistema no inspira confianza en usted, su efluvio será lunar o marciano. En el caso del efluvio de Marte, la contribución a su equilibrio psicológico será perjudicial en la medida en que su ingenuidad prevalecerá sobre su sentido común. En el caso del efluvio lunar, será perjudicial para usted en la medida en que su investigación servirá para fines personales y egocéntricos. Aquellos, por otra parte, que pueden beneficiarse favorablemente de los sistemas de adivinación, deben recordar que el hombre, en la medida en que no es consciente de la inteligencia prepersonal que hay en él, está sujeto a la ley de las mentiras cósmicas, según si ésta debe ser aplicada en su plan de vida.

Es por eso que, ya sea que uses estos sistemas de adivinación, y que los olores provengan de un globo u otro, nunca serás capaz de confiar plenamente en ellos. Y donde sólo se comete un error, otros pueden seguirlo. Por otro lado, si elevas tu nivel vibratorio, si tu conciencia se vuelve predominante y logra perforar el velo del ego, estos sistemas ya no serán necesarios para ti, ya que lo supramental te informará de lo que necesitas saber. Una gran quietud mental es necesaria para lograr una gran claridad de recepción y discernimiento, en la naturaleza de entender las cosas informadas.

Observen que nada viene al hombre de lo invisible que sea fácilmente accesible para él. Es por eso que los sistemas de adivinación no son para el hombre herramientas que resuelvan fácilmente las preguntas que pueda tener sobre tal o cual cosa. Los ancianos han conocido el peligro de la profanación de lo sagrado, es decir, de lo oculto. Han transmitido al hombre, a las generaciones futuras, enseñanzas que deben protegerlo contra los abusos del deseo egoísta. Depende de ti darte cuenta de que no todo lo que brilla es un diamante.

Sabed proteger vuestras inteligencias y mantener el equilibrio de vuestras mentes porque sin una no podéis comprender a la otra, y sin la otra no podéis operar de una manera feliz y vital. La confusión de la mente es algo gradual y es poco a poco que el hombre, al entrar en contacto con fuerzas cuyas leyes desconoce, va perdiendo sus raíces en su realidad psicológica, al emprender por sí mismo el viaje por tierras que, para él, son desconocidas e irreconocibles por el momento.

La virtud de toda ciencia real se basa en el equilibrio entre el espíritu del hombre y el espíritu universal. Y esta virtud sólo se adquiere en la serenidad y la humildad. La curiosidad es hija del orgullo, y el orgullo es cómplice de la adivinación cuando no es plenamente comprendido en sus leyes ocultas. No es la adivinación por sí misma lo que es peligroso para el hombre, es la ignorancia del hombre lo que es peligroso para sí mismo. La adivinación es sólo un aspecto de las leyes de la mente, y el hombre debe reconocer que lo que funciona material y psicológicamente es sólo un aspecto inferior de una realidad mucho más grande y más grande, que debe comprender plenamente, a fin de no someter su mente a la carga de la ignorancia que puede causarle problemas, en lugar de traerle conocimiento real, fundamental y preciso.

Si se hubiera pretendido que el espíritu se manifestara perfectamente al hombre a través de los sistemas de adivinación, el hombre habría comprendido durante mucho tiempo las leyes del espíritu y los misterios de lo invisible. Pero este no fue el caso.

Aunque la adivinación está relacionada con las leyes del espíritu, hay aspectos perniciosos dentro de sus mecanismos, y sólo el sabio puede evitar dañar los frágiles cimientos de su espíritu. Note que hay personas que saben cómo usar bien los sistemas de adivinación y estas personas pueden ayudar fácilmente a otros. Pero no todos los hombres tienen la sensibilidad y la centralidad necesarias para hacer buen uso de estos sistemas de clarividencia que deberían permitirles ver un poco en el futuro. Y si no se le da al hombre, fácilmente, para ver en el futuro, es porque se sabe que el hombre, a causa de sus emociones, no puede soportar el peso de este conocimiento.

El interés del hombre en la adivinación es un interés natural, porque el hombre busca entender o ver más allá del velo que envuelve su mente. Pero el hombre debe caminar por ciertos senderos durante su evolución, antes de que pueda alcanzar la meseta donde pueda mirar 360 grados a su alrededor, y ver sin temor de lo que se desarrollará en el futuro. Es por eso que la fórmula más segura disponible para él se basa en la relación de su mente con la mente universal. De esta manera su espíritu está protegido por el espíritu universal y el hombre puede penetrar gradualmente en las esferas del conocimiento sin ser empujado y golpeado mortalmente por el poder de sus revelaciones.

El hombre del mañana ya no debe estar sujeto al sufrimiento de la mente. Y para que se cumpla esta condición de la vida futura, debe aprender a conocer y comprender todas las leyes del espíritu, de modo que su vida material esté llena del espíritu, y no llena de sus ideas del espíritu y sus leyes.

actualizado el 29/06/2024

Retour en haut